Skip to content
26 septiembre, 2011 / Enrique Forniés Gancedo

Nuevas direcciones y dinámicas de aprendizaje

La representación actual de nuestro aprendizaje se basa en la necesidad de ejercer sobre quien aprende la presión suficiente como para que el conocimiento penetre en él. En un mundo en el que estamos obligados a formarnos continuamente, este modelo comienza a presentarse como inadecuado por la falta de motivación y estímulo que ofrece. Este post presenta un modelo alternativo que pretende invertir los términos.

Charles Leadbeater habló sobre la necesidad de cambiar la dirección en la que recibimos nuestra formación. No podemos mantener un sistema que empuja (push) a quien aprende volcando sobre él una avalancha de contenidos. Por el contrario, necesitamos un modelo que impulse (pull) y nos atraiga hacia nuevos horizontes. La motivación ha de ser el punto partida.

La representación actual impone barreras, favorece la acriticidad y genera miedo al fracaso

De ahí que el aprendizaje no haya de basarse en materias sino en cuestiones iniciales que afectan a las personas en sus diferentes entornos. De esta manera, el proceso comienza mediante un resorte que nos empuja a encontrar la vía adecuada para la resolución de un problema. Leadbeater propone el juego como un modelo adecuado a este sistema (video).

Necesitamos un modelo que muestre horizontes, estimule iniciativas y favorezca la colaboración


Esto resulta interesante si lo ponemos en relación con los estudios sobre racionalidad limitada de Kahneman y Simon. Dichos estudios muestran que la manera cotidiana en la que solucionamos conflictos es la aplicación directa de sencillas heurísticas que permiten reestablecer el equilibrio en nuestro entorno de una forma satisfactoria. De ahí que podamos considerar la adquisición de estas reglas como un objetivo deseable en un modelo de aprendizaje como el siguiente:

Resulta necesario generar dinámicas de aprendizaje que retroalimenten nuestra motivación

Sin embargo, no debemos olvidar que las reglas heurísticas no aportan la mejor solución posible, sino aquella que resulta satisfactoria. Es decir, una solución alcanzada de esta forma podría esconder un problema aún más grave que el inicial.

Por eso, resulta indispensable aprender a desarrollar distintas soluciones para un mismo problema aun cuando las existentes funcionen. De ahí la importancia de que las comunidades de aprendizaje sean interdisciplinares, de que los departamentos de resolución de conflictos sean abiertos y de que se potencie la creación de grupos interculturales.

 

Anuncios

3 comentarios

Dejar un comentario
  1. Estupendo análisis y exposición. ¡Buen post!.
    Saludos.

  2. Sandro Maccarrone (@smaccarrone) / Sep 26 2011 10:42 am

    Mis sinceras felicitaciones por la entrada. En poco espacio y con un uso adecuado de los esquemas, conseguís comunicar perfectamente la idea central.

    Otra metáfora que me parece acertada para explicar lo mismo es la de que el conocimiento no se puede transmitir. No hay algo físico que se pueda introducir en las mentes del alumnado.

    En lugar de ello, se debería hablar de “inducir” conocimiento, Y aquí se toma prestada la palabra del fenómeno de la inducción electromagnética. Este fenómeno consiste en que por un circuito pasa electricidad, esto provoca la aparición de un campo magnético. Si se coloca en el radio de acción de este campo un segundo circuito eléctrico, por este también empieza a circular una corriente eléctrica.

    Por lo tanto, el paso de corriente no se transmite directamente del primer al segundo circuito, sino que se induce mediante el campo magnético. En este símil, el docente podría ser el primer circuito, el alumnado el segundo y el campo magnético representaría las actividades de aprendizaje.

    Quizás por deformación profesional, este ejemplo me parece muy acertado. Lo pude leer en el libro sobre competencia matemática de la editorial Graó:

    http://www.grao.com/llibres/3-2-ideas-clave-el-desarrollo-de-la-competencia-matematica

    • Enrique Forniés Gancedo / Sep 26 2011 11:51 am

      Gracias por la felicitación Sandro.

      Comentarios como éste ayudan a continuar con los proyectos y a seguir planteado soluciones aplicables que puedan resultar de utilidad.

      El símil de los campos magnéticos me parece muy interesante y acertado. La necesidad de crear un entorno en el cual el conocimiento sea inducido de un elemento a otro es una perspectiva a tener en cuenta. Merecería la pena hacer un desarrollo más amplio o ilustrarlo con un ejemplo concreto.

      Por otro lado, es todo un detalle por tu parte el hecho de compartir la fuente de donde lo recogiste.

      Muchas gracias.
      Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: