Skip to content
21 septiembre, 2011 / Enrique Forniés Gancedo

Competencias y alcance del contentcurator. Hermeneuta del siglo XXI

La información crece a un ritmo mayor que el exponencial. Esto genera una devaluación tanto de su calidad como de su valor absoluto. Asimismo, nos obliga a realizar búsquedas cada vez más exhaustivas para las que no todo el mundo dispone de tiempo. De un horizonte fragmentado como el actual surge la figura del #contentcurator o intermediario crítico del conocimiento. Alguien encargado de seleccionar, reunir y facilitar la información más adecuada acerca de un tema en concreto. Este post expone algunas de las competencias en las que centrar su actividad.

Tras leer y escuchar (entre otros) a algunos de los principales promotores en España de esta nueva profesión como puedan ser Dolors Reig o Juan Freire, llegué a la conclusión de que aquella actividad que estaban definiendo como “curación de contenidos” se parecía enormemente a lo que Richard Rorty llamó “hermenéutica” en su libro La filosofía y el espejo de la naturaleza. Las competencias que expongo son una adaptación de lo escrito por Rorty y cualquiera puede comprobarlo en los últimos capítulos de la obra mencionada.

1. El objetivo del contentcurator no es la verdad sino la relevancia. Al igual que el hermeneuta, el contentcurator se preocupa por saber quién ha producido una información, qué reputación tiene, cómo lo ha hecho, desde dónde, qué otros materiales desarrolla, qué lugar ocupa respecto a otros y qué relevancia social tiene tanto la persona como el contenido. También puede interesarle la claridad, originalidad y la forma del mensaje. En ocasiones, incluso una información falsa posee más valor que una verdadera, pues puede indicar la crisis de un sector, el mal funcionamiento de un departamento, un experimento que merece revisarse, el comienzo de una campaña de desprestigio, etc.

2. Su actividad no es investigación sino lo que ocurre antes de la investigación. El producto de la curación de contenidos no es un nuevo material que haya de ser verificado. Por el contrario, su objetivo consiste en ubicar los distintos materiales existentes de manera que guarden relaciones y semejanzas entre sí. Será lo que permita al investigador encontrar la información relevante desde la cual comenzar su trabajo. La verdad o falsedad de esta información es otro tema. Como escribe Rorty a tenor de la hermenéutica, lo característico de esta actividad es “la distinción entre investigación y algo que no es investigación, como el interrogatorio inicial a partir del cual pueden surgir (o no) investigaciones“.

3. No genera conocimiento sino sentido. El carácter fragmentario de la información dificulta su comprensión. Un elemento aislado no puede ser incluido en ninguna clase o taxonomía a menos que sea puesto en relación con otros objetos afines. Con este objetivo, el hermeneuta proporciona el entorno o contexto dentro del cual encaja una información específica. Extiende lazos entre las diferentes fuentes e informaciones y, probablemente, construye puentes entre materias hasta el momento aisladas entre sí. Según Rorty, es “el intento de dar cierto sentido a lo que está pasando en un momento en que todavía no estamos seguros sobre ello como para hacer una descripción y, por tanto, para comenzar su explicación“.

4. Pone en relación objetos entre sí y estos con comunidades de personas. Localiza a quienes podrían interesarse por una materia o los convence para despertar su interés. Pone en contacto ciertos grupos de objetos con determinadas comunidades o posibilita la aparición de nuevas comunidades en torno a un tema. Por otro lado, genera las condiciones necesarias para que surjan nuevos campos de investigación o que se establezcan lazos de unión ente materias existentes.

Por último, cabría decir que esta persona habría de poseer una amplitud de miras que no posee el especialista en un área específica. La posibilidad de encontrar nuevas fuentes de información o materiales que hasta el momento habían estado incluidos en otras materias, obliga al intermediador a no centrarse exclusivamente en un campo de conocimiento. Por eso, antes que técnico o científico, a lo que esta persona responde es a un perfil humanista.

Os dejo una pequeña dramatización:

Haz click para agrandar

Anuncios

5 comentarios

Dejar un comentario
  1. javichaman / Sep 21 2011 10:26 am

    Ciertamente el término hermeneuta encarna, como consecuencia de su tránsito a nuestro lado a lo largo de la historia, un poso y una belleza que nunca estará la alcance del moderno contentcurator. Se trata de una sensación mucho más rotunda que la mera desconfianza que me producen esas tres consonantes seguidas incrustadas en su cuerpo, mucho más sólida que ese final que pide a gritos una d que lo suavice y oculte el halo de término efímero.
    Por otro lado, sin embargo, la larga vida de la hermenéutica carga al término de un peso semántico, filosófico, histórico que casi se puede tocar y dificulta su uso para el fin que propones.
    Sopesados pros y contras, lo que me ha obligado a hacer un mosaico de textos fechados en milenios diferentes, me quedo con hermeneuta y me sumo a la campaña.
    Decisiva para la toma de esta decisión han sido un par de cuestiones. La primera, puramente etimológica y que nos indica el significado original del termino en relación con los verbos interpretar, declarar, anunciar, esclarecer y, por último, traducir, todos ellos muy ajustados a la realidad de la tarea descrita. Por otro lado, la aproximación al termino que enfatiza el hecho de que existe una distancia entre el que produce la información y el que la usa, distancia que salva el proceso hermenéutico de metamorfosis de la información para adaptarla al que la usa. Aproximación que, aunque en su origen, nos hablaba de un fenómeno individual, ahora, según se ha propuesto en el texto, pasa a a ser una actividad para un colectivo en relación con la necesidad de un primer acercamiento, metahermenéutico, para seleccionar aquella información de mayor relevancia. Por eso, ¿quien mejor que un hermeneuta?, bueno, por eso y porque un trabajo tan bonito no puede tener un nombre tan feo y punto.
    Un saludo

    • Enrique Forniés Gancedo / Sep 21 2011 11:09 am

      Gracias por el comentario Javichaman.

      En mi opinión, el propio concepto de contentcurator requiere de una interpretación hermenéutica que nos permita acercanos a él. Es decir, reclama que sea puesto en relación con el contexto, la época, los autores y los numerosos escritos que ya están difundidos por la red. Haciendo esto es cuando te das cuenta de que no se trata sino de otra forma de describir el trabajo del hermeneuta. Efectivamente, practicando la hermenéutica, te das cuenta de que practicas las hermenéutica. El concepto contentcurator o intermediario crítico del conocimiento no sino una nueva forma de nombrar algo con una larga tradición pero que se ha trasladado a un nuevo ámbito. El uso de neologismos puede ser una buena forma de llegar a las personas, pero siempre es interesante relacionarlo con otros momentos y lugares. Sólo de esta forma conseguiremos mantener un sentido que nos permita avanzar en el conocimiento y en nuestra vida en lugar de hundirnos en palabrería hueca.

      Siempre en contacto.
      Un saludo.

  2. Aisiteer / May 16 2012 9:46 am

    La mejor reflexión al respecto que he encontrado hasta ahora, felicidades!
    Por cierto, me encanta el blog.

    • Enrique Forniés Gancedo / May 16 2012 2:34 pm

      Muchas gracias por tu comentario Aisiteer.

      Me alegra saber que este post ha podido servirte de ayuda y que encuentre útil el blog en general. Intentaré no defraudar en el futuro y, como siempre, siempre quedo abierto para nuevas propuestas, preguntas y comentarios.

      Esto no es más que un ejemplo de que la filosofía (y concretamente la filosofía del lenguaje), tiene mucho que decir al respecto. Las nuevas formas de relacionarnos y comunicarnos requieren competencias que no se encuentran en otras disciplinas. El ejercicio de comprensión que Rorty adjudica al hermeneuta es una habilidad imprescindible hoy en día que muchas empresas e instituciones no valoran por simple desconocimiento.

      Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: