Skip to content
25 agosto, 2011 / Enrique Forniés Gancedo

Análisis en medios sociales y creación de sentido

Las herramientas de análisis en medios sociales presentan resultados fragmentarios. Gráficas y nubes de tags no son sino elementos parciales e inconexos que resultan incomprensibles por sí mismos. Resultan inútiles sin alguien capaz de aunar estos fragmentos y convertirlos en un discurso con sentido que muestre el estilo de vida que representan. En este post pretendo dar cuenta de la importancia de este último paso y del profesional adecuado para ello.

Conocer las corrientes de opinión acerca de un tema, gestionar la reputación personal en internet, o simplemente la curiosidad, han dado lugar a la creación de herramientas de medición en medios sociales. Google trends, Radian6, Nielsen Buzz Metrics, etc., son algunas de las más conocidas.

Estas herramientas trabajan rastreando conceptos asignados por el usuario. Gracias a los resultados obtenidos, realizarán gráficas de tendencias y comparativas de volumen, así como nubes de tags que los relacionen con otros conceptos. Sin embargo, pese a trabajar con elementos lingüísticos, hay que tener en cuenta que estos no son sino estudios puramente cuantitativos que se enfrentan a dos problemas:

1. Sus resultados no representan un discurso coherente y con sentido que pueda ser entendido y al que se le pueda dar respuesta.

2. Realizan un estudio de lo sucedido hasta el momento, pero ante una situación que deseemos cambiar no indican cuál puede ser la mejor acción a realizar o el mejor discurso a elaborar.

Debido a ello, surge la necesidad de generar sentido. Ser capaz de aunar estos resultados y transformarlos en una voz que exprese la opinión general o mayoritaria sobre un tema en cuestión. Unir las piezas del puzzle de manera que nos den una visión global de la conversación.

Lo interesante es que esta elaboración ha de ser llevada a cabo teniendo muchos factores en cuenta. No todos los integrantes de una conversación manejan los mismos registros, lo hacen en el mismo contexto, utilizan las palabras de la misma forma o tienen la misma intención. Es decir, intervienen factores sociológicos, antropológicos, económicos, pedagógicos, históricos, filológicos e incluso filosóficos. Elementos que las herramientas de medición simplemente ignoran.

Esto conlleva que, por muy perfectas que sean las herramientas, la creación de sentido únicamente puede ser elaborada por seres humanos. Sin embargo, debido al inmenso número de factores antes mencionado, esta tarea habrá de ser realizada por un equipo de personas con carácter multidisciplinar. Es decir, un grupo de individuos dispuestos a debatir y entrar en conversación entre sí aportando cada uno el enfoque propio de su materia. Ha llegado el momento de decir adiós al equipo de especialistas en un tema específico.

Es por esto por lo que quienes se dediquen a la creación de sentido habrán de responder a lo que Juan Freire llamó “especialistas T”, los cuales han de poseer una gran visión y profundidad en ciertos campos pero al mismo tiempo contar con una visión global o periférica. Efectivamente, no pueden ser personas encerradas en sus propios campos de estudio con absoluto desconocimiento de todos los demás. Como mínimo deben contar con nociones de muchas otras materias. Sólo de esta forma serán capaces de enlazar sus propios análisis con los de sus compañeros, elaborando entre todos un mapa de la conversación con el que podamos guiarnos y entendernos.

Pero aún quedaría por dar respuesta a la segunda dificultad planteada: ¿cómo generar nuevos discursos con los que entrar en la conversación? ¿Cómo elegir el registro adecuado, plantear finalidades concretas  y comunicarnos? En mi opinión, ésta podría ser una tarea para alguien con visión estrictamente periférica. Esta persona habría de moverse con comodidad por una gran variedad de registros técnicos y culturales siendo capaz de conjugar ambos. En su tarea sería más importante la habilidad de cuestionar, encontrar, comprender y generar una información con valores añadidos, que la profundidad de sus conocimientos en áreas específicas.

Todavía lo desconocen, pero este último es el perfil que empresas, asociaciones e instituciones, más están demandando sin saberlo.Desafortunadamente, seguimos deseando especialistas en temas cada vez más concretos que terminan por no aportar a nuestros proyectos ningún valor social.

¿Quieres saber más?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: