Skip to content
29 junio, 2011 / Enrique Forniés Gancedo

Democratización en la educación actual y en la Grecia clásica

¿Están los profesores preparados para enseñar? La propuesta de un MIR para el profesorado sugiere una preocupación al respecto. En general, el nivel de los profesores actuales se considera insuficiente para adaptarse a las nuevas necesidades sociales. No es que sus conocimientos o metodologías estén equivocados, sino que resultan inadecuados dentro del contexto actual. Por eso, es necesario dar una nueva preparación a estos profesores, orientándolos hacia el uso de nuevas técnicas y capacitándolos para desarrollar clases más participativas. En un mundo en el que la información está a un click de distancia, se requiere una nueva pedagogía.

Curiosamente, algo similar ocurrió en los momentos de mayor esplendor de la democracia ateniense. La educación tradicional, basada en los estudios de gramática y gimnasia, comenzó a mostrarse insuficiente. La posibilidad de adquirir reconocimiento social a través de la participación política requería de nuevos conocimientos y habilidades.

Fue el momento en el que hizo su aparición una nueva clase de maestros: los sofistas. Éstos dejaban de lado las materias tradicionales, otorgando una mayor importancia a otro tipo de cuestiones. De este modo fue surgiendo una preocupación creciente por determinados aspectos propiamente humanos. El correcto uso de la palabra, la oposición entre leyes naturales y leyes sociales, o las limitaciones de la razón humana, fueron algunos de los temas que comenzaron a debatirse. Con ellos, se planteaba la capacidad de las personas para acometer reformas en un orden social que muchos trataban de ver como natural.

Por otro lado, podría decirse que éste fue únicamente un movimiento de élites. Es cierto que los sofistas exigían elevadas sumas de dinero por sus enseñanzas. Sin embargo, también es cierto que fueron capaces de disolver un esquema social que restringía la educación exclusivamente a determinados estratos sociales. Quizá, su acción no fuera definitiva, pero se convirtió en un paso importante para la democratización de la cultura. No en vano, en ocasiones han sido considerados como “los ilustrados griegos”.

Nuestra situación comparte muchos aspectos con la Grecia del siglo V a.C. En primer lugar, las necesidades educacionales no responden a las metodologías actuales. La pasividad del alumno no es lo deseable. En segundo lugar, se necesita una reorientación de nuestros focos de debate. No se trata de encajar el nuevo paisaje en el marco existente, sino de la posibilidad de variar este marco dado su carácter inconsistente. Y en tercer lugar, el hecho de contar con una tecnología que permite el acceso directo a la información y su difusión, podría suponer una democratización cultural aún más profunda que la llevada a cabo por los sofistas.

El problema es que, dado el sistema actual, esta revolución cultural hubiera resultado imposible. Los sofistas habrían estado en manos de intermediarios que hubieran elevado el coste de sus clases hasta niveles astronómicos. Asimismo, estos mismos intermediarios, a pesar de su absoluto desconocimiento de los contenidos a impartir, hubieran obligado a los sofistas a “normalizar” sus intervenciones con acuerdo a sus propias plantillas basadas en antiguos criterios. Por último, los sofistas no habrían gozado de tiempo suficiente para su propia formación, pues estarían ocupados impartiendo el número suficiente de clases como para ser rentables al intermediario.

En nuestra sociedad, Gorgias y Protágoras se hubieran marchado sin entender por qué no queremos aprender lo que nos interesa.

¿Quieres saber más?

Anuncios

4 comentarios

Dejar un comentario
  1. kbzn1 / Jun 30 2011 3:15 pm

    alimentemos el debate: Interesante…. En efecto, parece que hay parangón entre la Atenas del siglo V y el momento actual: como apuntaba Sócrates, y Nietzsche trató de rescatar, lo que llamamos “Grecia Clásica” corresponde más bien a una decadencia de lo propiamente griego (la administración política, tras Marathon, pasa de ciudades estado independientes a una inevitable y progresiva “panhelenización”, la filosofía y el arte busca nuevas formas de ver y pensar el mundo, e incluso la religión de un giro al incentivarse las corrientes órficas), así como ahora parece que hay una decadencia de lo propiamente “europeo”-de la modernidad- (los estados se disuelven en multinacionales, la “realidad” – y con ella los fundamentos de verdad, tiempo y ser- se ha liberado de sus principios metafísicos y ontológicos, y las religiones y sectas proliferan ante la necesidad de nuevos referentes de verdad o salvación). Es necesario nuevas formas de educación que den cabida a nuevos mundos (aún por pensarse); no obstante la sofística (excepto la primera generación, encarnada en Protágoras y Gorgias) degeneró precisamente en algo parecido a lo que les sucedería, como apuntas, a una hipotética sofística actual dominada por los intermediarios: pasar demasiado rápido por las consideraciones fundamentales en pos de un rápido “ascenso” o “triunfo” (económico y social) de sus metodologías.

    Gracias por seguir pinchándonos a todos con tus estupendos artículos

  2. Enrique Forniés Gancedo / Jul 13 2011 9:41 am

    Gracias por tu comentario kbzn1.

    Efectivamente, has estado muy acertado con la separación entre los sofistas de primera y de segunda generación. Protágoras no defendía el sálvese quien pueda ni el uso del engaño para triunfar en la sociedad, sino aprovechar las oportunidades que brinda la sociedad democrática (que no significa aprovecharse de ella). Por eso, Protágoras cuenta a Sócrates el mito de Prometeo, según el cual la justicia está dividida por igual entre todos los seres humanos.

    Otro ejemplo de cambio educacional se dio con la aparición de la Escuela de Traductores de Toledo. Hasta el momento, el libro utilizado para la educación del alto clero eran las Etimologías, de San Isidoro de Sevilla. Una serie de libros que recogían un listado de nombres y sus posibles etimologías para que los alumnos los aprendiesen de memoria. Sin embargo, a partir del siglo XII, con la aparición de las traducciones de obras árabes por la Escuela de Toledo, todo comienza a cambiar. Se recupera el saber griego, se desarrolla la matemática, el estudio de los cielos… Pero también cambian los centros de saber y poder, haciendo que las personas interesadas en los nuevos conocimientos se trasladen a ellos, permitiendo así que el saber no quedara relegado únicamente a una estamento social.

    Un saludo!

    • kbzn1 / Jul 18 2011 10:39 am

      Sin duda, la re-introducción de los textos griegos en Europa a través de las traducciones árabes, no solo en Toledo (también la escuela de Nápoles, curia pontificia o la mismísima oxford entre otras) traen inevitablemente un giro perspectivista (Aristóteles, o neoplatónicos como Proclo o Plotino exigen una revisión del primer platonismo cristiano). Educativamente creo que implican la paulatina desaparición del Trivium y el Cuadrivium medievales y la consolidación, como dices, de los nuevos centros de enseñanza (Universidad). En este caldo de cultivo es donde se empieza a cocinar la modernidad que, a mi juicio, supone un cambio de “paradigma” (kuhn) con respecto a la forma en la que se venía pensando el mundo y el hombre, comparable a los dos momentos que mencionábamos en los comentarios (clasicismo/decadencia griega, siglo XX): apariciones como la imprenta, el descubrimiento de américa, el nacimiento de los estados soberanos y los avances en ciencia y tecnología, exigen una nueva forma de mirar y describir/descubrir el mundo… Supongo que cada generación se conjura como la propia del cambio paradigmático pero, con cuidado de no caer demasiado en el reduccionismo historicista, parece que hay momentos en los que el ser-en-el-mundo debe ser rediseñado para dar cabida a nuevas formas que den cuenta de él, y hoy parece que estamos en ese empeño.

      Saludos

Trackbacks

  1. Radian6: herramientas científicas para una comprensión humanista « Humanisterio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: