Skip to content
25 mayo, 2011 / Enrique Forniés Gancedo

Hablar y decir #democraciareal

Ante contextos innovadores aparecen nuevos lenguajes que tratan de dar cuenta de ellos. Este es el caso de lo que ya se conoce como #15m, #acampadasol o  #indignados. Pero sin duda, el término que más críticas ha recibido de este nuevo vocabulario ha sido el de #democraciareal. Y es que el adjetivo “real” en política posee una serie de connotaciones que lo asocian con determinados regímenes que poco han tenido que ver con la igualdad social o la participación ciudadana. De hecho, a lo largo de la historia, el considerar auténtica a su propia forma de gobernar ha sido costumbre entre los totalitarismos, autoproclamándose la encarnación de una esencia nacional que hasta el momento se encontraba perdida.

Esto posiblemente sea debido a que estamos acostumbrados a considerar el concepto “real” como un sinónimo de “auténtico” o “verdadero”. En este sentido, algo es verdadero cuando coincide con el objeto al que representa. ‘Ahora llueve’ es verdadero si, de hecho, está lloviendo. Desde este punto de vista, afirmar la existencia de una democracia “real” implica la posibilidad de contrastar el concepto “democracia” con el objeto al que representa. Asimismo, supone que todos los anteriores usos de la palabra “democracia” eran falsos en tanto que no conseguían alcanzar dicha representación. De esta idea se deriva la posibilidad de que exista un objeto, que se identifica con la democracia en sí misma, al que únicamente tiene acceso un grupo de iluminados cuya misión es llevar por el camino correcto al resto de los mortales ignorantes. Sin embargo, ante esta situación cabría preguntarnos, ¿acaso existe un hecho aislado del lenguaje y las prácticas sociales que la conforman que se identifique con la “democracia”? Si no es así ¿qué sentido tiene usar el adjetivo “real”?

A pesar de todo, es posible pensar en un sentido de “real” en el que desaparezcan estas connotaciones totalitarias y metafísicas. El término #democraciareal no puede entenderse si no es en relación con la consigna “no nos representan”. Con esta expresión, quienes la utilizan hacen referencia a la posibilidad de que las personas que fueron elegidas democráticamente para defender los intereses sociales mayoritarios han acabado por ser los promotores de un modo de vida minoritario. De ser así, clamar por una democracia “real” no supone estar haciendo referencia a objeto alguno. Por el contrario, implica únicamente la identificación de las acciones políticas con las razones por las cuales fueron elegidas determinadas personas. Es decir, que los actos políticos representen el modo de vida de la sociedad en la que se encuentran. De este modo, en tanto que coincidentes, podríamos afirmar que tanto las acciones como las razones mencionadas se encuadrarían dentro de una democracia “real”.

Pero aún cabría dar una vuelta de tuerca más al asunto. Posiblemente, la situación plateada en el párrafo anterior, según la cual determinados agentes políticos son elegidos para representar los intereses sociales, pueda ser calificada como “democracia”. De ser así, esto no implicaría que otros usos de “democracia” para definir otros regímenes políticos fueran falsos, sino que éstos no serían “democracias” en absoluto. O se está en la democracia o no se está, pero no se puede vivir “falsamente” en la democracia. Por este motivo, es posible que el adjetivo “real” en el término #democraciareal no sea necesario en tanto que sería lo mismo que decir #democraciademócrata o, más sencillamente, #democracia.

Pedir que las acciones políticas representen a los ciudadanos es clamar por una democracia que, de lo contrario, estaría completamente ausente.

Anuncios

2 comentarios

Dejar un comentario
  1. Belén / May 25 2011 6:17 pm

    Creo q, como tú ya apuntas, la necesidad de añadirle el adjetivo “real” a la palabra democracia ha venido determinada por la falta de identificación de los representados con ella y la desesperación q eso conlleva. No se ajusta a la realidad, ya no se comprende, ha perdido su uso y sus reglas…
    Interesante artículo!!!

    • Enrique Forniés Gancedo / May 25 2011 7:28 pm

      Gracias por el comentario. Me alegro de que te haya parecido interesante el artículo.
      Efectivamente, ciertos sectores se han adueñado de este concepto para usarlo como mejor les ha convenido y han tratado de darle tantos usos que finalmente ha perdido significado. En sus discursos “democracia” ya significa cualquier cosa (que es lo mismo que decir que no significa absolutamente nada). Por eso es momento de recuperar su uso, de hacerlo nuevamente significante a través de su apropiación por parte de las personas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: