Skip to content
19 mayo, 2011 / Enrique Forniés Gancedo

Movimientos sociales actuales y juegos de lenguaje

Cada palabra con sentido es una acción. El lenguaje no es simplemente una serie de sonidos articulados. Implica gestos, tonos de voz, movimientos y acciones en general. Comprendernos unos a otros no consiste únicamente en intercambiar mensajes. Redes sociales como Facebook o Twitter no sirven exclusivamente para hablar con nuestros amigos directos o gente de nuestra edad, sino para contactar con quienes hablan nuestro mismo lenguaje. Por eso, cuando una palabra como el hashtag #acampadasol se difunde con la fluidez y efectividad que lo ha hecho se debe a que, en cierto modo, ya ocupaba un lugar en el modo de actuar de las personas. En este caso, el término en cuestión ha sido aceptado con tanta rapidez porque, en cierto modo, se enlaza con algunos otros ya existentes como #eurodiputadoscaraduras, #ppsoe y, por supuestos #nolesvotes. Quienes hicieron un uso efectivo de este vocablo ya hablaban un lenguaje determinado.

Ludwig Wittgenstein denominó a estos conjuntos de términos “juegos de lenguaje”. Dichos juegos constan de las palabras que los componen y las acciones con las que están entretejidas. Una palabra sin acciones que la acompañe resulta ininteligible, pero, a su vez, estas acciones no pueden ser comprendidas si no se ubican dentro de un conjunto de prácticas que se relacionan unas con otras. Es decir, ninguno de nuestros conceptos puede ser entendido si no es puesto en relación con el conjunto de los términos que regularmente empleamos en situaciones concretas. Desde este punto de vista, resulta absurdo creer que se puede entender el concepto #nolesvotes sin hacer uso de #eurodiputadoscaraduras. Explicar el significado de uno requiere utilizar el otro, por lo que comprender el primero implica haber entendido previamente el segundo (y viceversa).

Según Wittgenstein, las comunicaciones efectivas se producen entre quienes manejan un mismo juego de lenguaje. Es decir, #notenemosmiedo, #tomalacalle o #yeswecamp no son simplemente palabras sueltas, sino que se entrelazan entre ellas y guardan una relación directa con otros muchos términos sin los cuales resultan ininteligibles. Por contra, hacer un uso correcto de cada una de ellas supone ser capaz de hacerlo respecto de las demás. Introducirlas en discursos donde se pongan en relación con otros conceptos implica cambiar su significado. O lo que es lo mismo, perder la comunicación. De este modo, el hecho de que #15m esté relacionado con #nolesvotes deslegitima ante la opinión pública cualquier uso que hagan de ellos las facciones políticas.

Por otro lado, las palabras se encadenan en proposiciones que, a su vez, se entrelazan entre sí. Es decir, en la comunicación no hay palabras sueltas ni proposiciones aisladas. Unas nos llevan a otras al igual que nuestros actos cobran sentido ante un contexto y en relación con el conjunto de nuestras acciones. Por eso, para Wittgenstein, hablar un lenguaje supone adoptar una “forma de vida”, adoptar una serie de costumbres que dan sentido a nuestras palabras. De ahí que la acampada en la Puerta del Sol no pueda ser entendida como un fenómeno espontáneo o aislado en el tiempo. Es el resultado de la progresiva aparición de un modo de hablar que, poco a poco, fue perdiendo contacto con el lenguaje de los políticos y los agentes sociales actuales. Es la manifestación pública de una forma de vida que no coincide con lo que la costra política entiende.

Un lenguaje es una forma de vida. No hay forma de vida que no implique un lenguaje. Nuestra vida es comunicación. Comunicarnos es nuestra forma de vida. Vivamos el lenguaje.

Anuncios

8 comentarios

Dejar un comentario
  1. juliacgs / May 19 2011 11:26 am

    ¡Mira tú! ¡Te me has adelantado! Yo también estaba pensando ayer en Sol que es muy interesante el importantísimo papel que representa el lenguaje en todo esto… Lo que pasa es que yo estaba pensando en escribir más bien sobre los del “otro lado”, los que cargan de significación las palabras y juegan con los términos para dar la noticia de una manera u otra e influir en la opinión que los lectores o televidentes tengan de la misma. Sí, esa noticia de la que todo el mundo habla hoy jueves, ha germinado en los medios de comunicación de forma sorprendente: el domingo, era inexistente, el lunes hubo tímidas menciones, el martes era la reunión de unos cuantos antisistemas, el miércoles una concentración multitudinaria que todos los medios han cubierto y sobre la que los políticos se dignan a opinar… Y el jueves, o sea hoy, se hacen ya interpretaciones de todo tipo, color y condición, teñidas por la tendencia política de cada cual… Y en todo ese camino, el lenguaje utilizado para representar una realidad que ha evolucionado con él ha ido cambiando, de la mera inopia a la suspicacia, hasta acabar en algunos casos en la oposición frontal exacerbada, y en otros en la simpatía permisiva…

    Me parece especialmente acertado lo que dice Wittgenstein de que el lenguaje es una forma de vida. Lo es, porque la forma que tenemos de ver el mundo influye en el lenguaje que utilizamos, y viceversa.

    • Enrique Forniés Gancedo / May 20 2011 2:29 pm

      Me alegra comprobar que estas cosas despiertan intereses lingüísticos y me gustaría animarte a que escribieras ese artículo. Pienso que sería muy interesante poder hacer un pequeño recorrido histórico por los diferentes modos en los que se ha calificado este movimiento. Como bien dices, no son simples cuestiones descriptivas y podría servir (entre muchas otras cosas) para demostrar el poder transformador del lenguaje sobre nuestra visión del mundo.

  2. Javichaman / May 24 2011 4:38 pm

    Y que va a pasar ahora que es tan facil globalizar el lenguaje a través de las redes sociales? Una posibilidad, se me ocurre a la luz de los que estamos viviendo, es que las redes hagan de catalizadores de las reacciones sociales que antes llevaban mucho tiempo de gestación y que ahora comiencen a brotar por todas partes sincronizadas por la magia de la palabras que representan los intereses comunes, interesante tiempo de cambios el que se avecina.

    • Enrique Forniés Gancedo / May 24 2011 9:50 pm

      Gracias por el comentario Javichaman. Efectivamente, las redes sociales actualmente funcionan como catalizador de todos estos movimientos en tanto que permiten compartir nuestros discursos y formas de vida de un modo inmediato y efectivo. Por otro lado, si queremos llegar a entender algún día cómo es esto posible, deberíamos comenzar a tomar conciencia de que el estudio de estos movimientos sociales requiere un cambio absoluto de mentalidad. En primer lugar, porque los hechos actuales demuestran que las relaciones personales difieren enormemente de las relaciones económicas, los acuerdos entre las personas y las colaboraciones que de ellos se derivan no siguen el mismo esquema que las relaciones económicas. Asimismo, también debería comenzar a calarnos la idea de que no podemos estudiar a los seres humanos únicamente como individuos. El lenguaje es siempre lenguaje compartido y sin lenguaje no hay vida humana, por lo que la vida humana tiene siempre un sentido comunitario. Por eso ni las explicaciones economicas ni las basadas en las ciencias naturales tienen nada que decir al respecto. Por el contrario, son las Humanidades las que se encuentran llamadas a dar lenguaje a estos fenómeno y a realizar una labor de comprensión acerca de sus orígenes y alcances.

  3. Javichaman / May 24 2011 9:57 pm

    Tendrá algo que ver el reducir a 140 los caracteres permitidos y las súper_abstracciones que se usan, con la gran capacidad de movilizar tpde twitter al poder tocar muchas fibras con un solo termino? Que dicen de eso las humanidades?

    • Enrique Forniés Gancedo / May 25 2011 10:37 am

      Entre otras cosas, al abarcar un amplio conjunto de disciplinas, las humanidades son capaces de poner en relación todas estas fibras de las que hablas. En las nuevas formas de comunicación, las relaciones no siguen los mismo canales que los acostumbrados ni estas relaciones siguen los patrones habituales. Las Humanidades son capaces de estudiar cómo los nuevos lenguajes, con sus nuevas expresiones y conceptos, relacionan ideas, personas y áreas culturales que hasta el momento permanecían disociadas. Estos estudios serán fundamentales si alguna vez queremos llegar a comprender las transformaciones que se están dando en el mundo.

Trackbacks

  1. Una revolución poética « Humanisterio
  2. Análisis en medios sociales y creación de sentido « Humanisterio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: