Skip to content
1 febrero, 2011 / Enrique Forniés Gancedo

La bruja de Gretel y Hansel

Hubo unos niños perdidos en el bosque que finalmente llegaron a una casita de chocolate. Como estaban perdidos desde hacía tiempo y tenían hambre, no dudaron en tratar de comerse las paredes y las ventanas de tan apetecible construcción. De lo que no eran conscientes es de que aquella dulce tentación no era más que una trampa tendida por una pérfida bruja que les capturó al instante. La niña era obligada a hacer las tareas del hogar y trabajaba de sol a sol como una esclava. Como el niño no parecía tener ningún provecho fue encerrado y alimentado con la intención de hacerlo engordar hasta que fuera literalmente apetecible. Sin embargo, como aquella horrible bruja estaba medio ciega, el pequeño le enseñaba un hueso de pollo para que palpase y así comprobara que todavía no estaba lo suficientemente relleno. Cuando finalmente la malvada bruja decidió comerse al niño pese a su aparente falta de peso mandó a la niña a encender el horno para cocinarlo. Sin embargo, ésta consigue engañar a la pérfida mujeruca para que metiese la cabeza en horno para comprobar si funcionaba, momento que aprovechó para empujarla y asarla viva. Los niños escaparon corriendo de aquella horrible casa en la que una terrible, malformada y abominable bruja tuvo su merecido.

Como ya habréis averiguado, los niños son los hermanos Gretel y Hansel del famoso cuento de los hermanos Grimm. Niños que, como también recordareis, fueron abandonados por sus padres en el bosque porque no tenían con qué darles de comer. Y no sólo los abandonaron una vez, sino que la primera Hansel marcó con piedrecitas el camino, gracias a las cuales pudieron volver a casa. Pero en la segunda ocasión no contó con el tiempo suficiente para reunir pequeñas piedras y hubo de conformarse con miguitas de pan. Migas que se comieron los pájaros privándoles de la oportunidad de regresar a casa. Es decir, fue dura la época de Hansel y Gretel, una época de carestía en la que los padres, reflexionando acerca de lo que era mejor para sus hijos, decidieron que abandonarlos en el bosque era mejor que alimentarlos. Decisión que tomaron por dos veces consecutivas. Incluso los pájaros, ante la falta de grano y semillas de esa temporada, no dudaron en devorar las tristes migas de pan que los pequeños arrojaron por el camino.

Y el caso es que los hermanos, muertos de hambre y frío, terminaron por dar con una casa que ante su situación física de desnutrición y deshidratación, vieron como si sus ladrillos fueran inmensas tabletas de chocolate que trataron de romper. Sin embargo, de aquella cabaña terminó por salir una mujer vieja, casi inválida para las tareas del hogar debido a su creciente ceguera y con un hambre atroz, pues en los terribles tiempos que corrían ni siquiera las personas con trabajo podían alimentar a su familia. Así que enfadada por el destrozo que los niños habían hecho a su humilde hogar decidió imponerles un castigo: la niña haría las tareas del hogar que ella no podía debido a su funesto estado físico, mientras que el niño, ante los ojos de una anciana ligeramente desquiciada por la falta de alimento durante días, pudo parecer un manjar.

Fue una época difícil la de Gretel y Hansel. Una época de hambruna en la que las personas se morían de hambre. En la que los padres abandonaban a sus hijos porque preferían no verlos morir de inanición y en la que el canibalismo podría ser la última esperanza de una anciana desahuciada. Lo curioso de esta historia es que se cuente como se cuente siempre se demoniza alguno de los dos polos. O los padres fueron malos padres al abandonar a sus hijos o la anciana era una bruja devoradora de niños. Pero se cuente como se cuente esta historia nunca aparece el rey que vivía ajeno a los cuentos de sus súbditos.

Anuncios

One Comment

Dejar un comentario
  1. javi melero / Feb 11 2011 12:55 pm

    Me ha gustado como tratas del tema de los cuentos. Detrás de un cuento siempre hay tres elementos: la propia historia, la persona que los cuenta y una motivación particular. En el caso de los Hnos Grimm por lo que tengo entendido se limitan a recoger leyendas centroeuropeas de tradición oral y las dulcifican en extremo generando historias para niños que siempre acaban bien, pero nada más lejos de la realidad. La propia historia narra las dificultades por las cuales pasan unos niños abandonados. Echando la vista atrás, los niños raramente son sacrificados. Tenemos testimonios de época romana en los que se nos dice que son abandonados normalmente en cruce de caminos para que algún viajero los pudiera acoger y darles un hogar (ya entro en modo desvarío,como ves). En realidad esta historia, antes de ser cuento, tenía una finalidad aleccionadora y moralista y cruenta, siendo ésta la verdadera motivación. Sería una especie de entrenamiento para que los niños que posteriormente pudieran ser abandonados tuvieran “cuidado ahí fuera”
    Aquellos si que eran tiempos duros, amigo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: